Ciencia Sur • Diciembre 2016

Los procesos que rigen el orden de la naturaleza, están tan bien diseñados y programados, que siempre se las arreglan para llevar a cabo sus tareas con un mínimo de esfuerzo y gasto de energía. Es decir, la naturaleza es sabia y funciona con una facilidad libre de esfuerzos, buscando siempre simplificar los procesos. Entendiendo que cada una de estas leyes, aporta y contribuye de alguna manera en cada  uno de sus procesos, se puede observar y valorar la simplicidad y la elegancia de la propia naturaleza.

Descargar en formato PDF

Categoría: